Hace falta ser tonto

Partimos de la base de que hay que ser muy tonto para probar un chaleco anti-balas poniendotelo tu mismo y haciendo que te disparen. La cosa empeora si el “amigo” que te dispara es igual o más tonto que tú, y además no tiene ni un poquito de puntería.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: