Ley de Godwin

La ley de Godwin, o regla de analogías nazis de Godwin, es un enunciado de interacción social propuesto por Mike Godwin en 1990. El enunciado dispone que: “A medida que una discusión online se alarga, la probabilidad de que aparezca una comparación en la que se mencione a Hitler o a los nazis, tiende a uno”.

Existe una tradición general en muchos grupos de noticias de Usenet: en cuanto se mencione una determinada comparación el hilo se cierra y quienquiera que la usara pierde la discusión. Así, la ley de Godwin proporciona un límite a los hilos en Usenet y otros grupos. De hecho, así es como muchos participantes conocen la ley.

Origen

La autodenominada ley es epónima de su ideólogo, Mike Godwin, de la Electronic Frontier Foundation y se popularizó a principios de los noventa. Richard Sexton asegura que es una formalización de un mensaje del dieciséis de octubre de 1989 por él enviada.

Se puede deducir que una discusión en USENET caduca cuando uno de los participantes menciona a Hitler y los nazis.

Con ‘caducidad’ se refería en esos espacios a dos hechos relacionados: (a) El tema se había desviado lo suficiente del tema original por lo que el título del hilo y las ideas llevadas ya no apuntan a lo que se estaba generando como contenido del mismo; (b) El hilo podría ser cerrado (ya no permitir más comentarios) y pasar la discusión a otro hilo. Así que el término ‘caducidad’ implicaba una o ambas cosas, caducidad de la relación título-tópico y caducidad de la función del servidor web de aceptar más entradas de texto.

Al considerar que el meme de comparaciones con los nazis en Usenet era ilógico y ofensivo, Godwin estableció la ley como un “contra-meme” sic. ipso dixit en 1994 en un artículo sobre su ley. La función memética del enunciado es advertir a los participantes sobre las implicaciones de desviar un tema tanto hasta “comparar con los nazis”.

Muchos la extendieron para determinar que quien los mencione como táctica argumentativa fuera del contexto bélico mundial o del Holocausto pierde inmediatamente la discusión. La idea subyacente es el mal gusto de comparar trivialidades con genocidios, etc.

Objeciones y críticas

Una objeción común hecha al meme es que a veces sus usos son apropiados. Por ejemplo, “El simple hecho de que un dirigente mejore la economía no implica su bondad, porque Hitler también lo hizo”. Esta frase es comprensible, porque el usar un personaje conocido evita abundar en explicaciones.

Aunque puede objetarse que la mera mención es manipular las emociones y un ataque ad hominem contra el objeto de la comparación. Hitler tiene una fama tan mala que sólo puede equiparárselo con otros déspotas. Así, según esta última argumentación, la ley de Godwin permanece aplicable aún en aquellas comparaciones con gobernantes a priori razonables.

La respuesta típica de Godwin a esta objeción es subrayar que su ley no cuestiona la propiedad de una referencia particular a los nazis, sino que, precisamente porque a veces puede serlo, debe evitarse el abuso. Para, según “asegurar que las comparaciones válidas tengan el impacto apropiado”.

La ley pretende evitar un abuso conversacional, porque muchas veces se los menciona simplemente para evocar el mal y una posible confrontación objetiva de hechos se convierte en una discusión subjetiva sobre el bien y el mal que la concluye. Este planteamiento es expresado con bastante claridad mediante la aseveración “Algo es malo, porque Hitler lo hizo” o “Algo no es una virtud, porque Hitler lo tenía”. Sin embargo, a veces se lo menciona al margen de connotaciones.

TEMAS RELACIONADOS: Reductio ad Hitlerum

La expresión reductio ad Hitlerum (Reducción a Hitler, falacia del tipo Cum hoc ergo propter hoc), argumentum ad Hitlerum o argumentum ad nazium fue creada originalmente por Leo Strauss, profesor de la Universidad de Chicago.

Reductio ad Hitlerum es una falacia de la forma “Adolf Hitler o el Partido Nazi apoyaban X; por lo tanto X debe ser malo”.

Ejemplos de reductio ad Hitlerum: En un episodio de la serie de televisión Daria, dos personajes listan los horrores de comer chocolate, diciendo estos argumentos consecutivamente: “es malo”, “pudre los dientes”, “te pone nervioso”, “lo comía Hitler”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: